EL PRINCIPAL ERROR EN LA DEDUCCIÓN DE AUTOMÓVILES (PRE) Destacado

07 Dic

AUTOMÓVILES 100% DEDUCIBLES

Se define como paradigma a una teoría o conjunto de teorías, cuyo núcleo central se acepta sin cuestionar para poder avanzar en el conocimiento, son hábitos adquiridos, que en la mayoría de los casos han sido transmitidos de generación en generación. En el tema de la deducción de automóviles, se aplican paradigmas, que se vienen transmitiendo no solo por la autoridad fiscalizadora, sino también por asesores empresariales, facultades, foros, libros y aun criterios de algunos tribunales, no obstante lo anterior mediante el presente, pretendemos modificar el mismo

.En el devenir de las operaciones de los contribuyentes, indistintamente de su giro, por regla general, siempre será estrictamente indispensable contar con inversiones, en su especie de automóviles, siendo hoy en día, un medio necesario para ser más eficiente y alcanzar los fines propuestos.

Por su parte el RLISR, define como tal al vehículo terrestre de hasta 10 pasajeros incluido el conductor, en tal sentido y partiendo del supuesto que el automóvil sea un bien estrictamente necesario, para que el contribuyente alcance sus fines u objeto social, tenemos que en el mercado existe gran diversidad de vehículos, sin embargo no tenemos muchas opciones de adquisición si tomamos como referencia el límite de deducción ($175,000.00), que presuntamente establece la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

Los costos aproximados que se manejan en el mercado de los autos más baratos según información obtenida de internet oscilan en los siguientes montos:

1.- Chevrolet Beat $143, 700.00
2.- Niisan March $150, 800.00
3.- Hyundai Grand ¡10 $164,500.00
4.- Fiat Mobi $164, 500.00
5.- Mitsubishi Mirage $172,900.00

¿En realidad el contribuyente debe de ajustarse a este tipo de autos para fines fiscales? ¿Si opta por un monto más alto, la diferencia será no deducible y el IVA no acreditable, corriendo la misma suerte los gastos que se generen por dicho bien? ¿Se debe olvidar de sus preferencias por marcas como, Audi, BMW, Mercedes-Benz y ni pensar en un Porsche o Ferrari?

Si bien es cierto que dicha limitante surge para evitar prácticas que se han usado con el único fin de erosionar la base gravable, es importante atender de manera integral la regulación específica para no ubicarnos en el otro extremo, porque los extremos se juntan, siendo su consecuencia deducir un importe inferior al legalmente regulado. 

Para adentrarnos a su estudio de la deducción de inversiones, no debemos perder de vista que este rubro tiene sus propias reglas, es decir no le son aplicables los requisitos de las deducciones en general, incluso en
dicho capítulo, en su articulado expresamente refiere; “cuando esta Ley permita la deducción de inversiones se proceda en los términos de la Sección II de este Capítulo”, de ahí que lo idóneo sea remitirnos al mismo y
proceder a su análisis atendiendo a los siguientes preceptos:

Artículo 31. Las inversiones únicamente se podrán deducir mediante la aplicación, EN CADA EJERCICIO, de los por cientos máximos autorizados por esta Ley, SOBRE el monto original de la inversión, con las LIMITACIONES EN DEDUCCIONES que, en su caso, establezca esta Ley. Tratándose de ejercicios irregulares, la deducción correspondiente se efectuará en el por ciento que represente el número de meses completos del ejercicio en los que el bien haya sido utilizado por el contribuyente, respecto de doce meses. Cuando el bien se comience a utilizar después de iniciado el ejercicio y en el que se termine su deducción, ésta se efectuará con las mismas reglas que se aplican para los ejercicios irregulares.

¿TE GUSTARÍA SABER MÁS? REGÍSTRATE CON NOSOTROS PARA ACCEDER GRATUITAMENTE AL ARTÍCULO COMPLETO DANDO CLICK EN ESTE ENLACE  

Modificado por última vez en Miércoles, 20 Marzo 2019 17:43
Copyright © 2021 AEI Consultoría Fiscal. Derechos Reservados